Radionica

 

Para referirnos a la Radiónica tenemos que considerarla como prima de la radiestesia.

En sus cimientos nos remontamos al Dr. Albert Abrams distinguido medico americano nacido en 1863 quien dio su origen.  Aparte de haber ocupado distintos cargos escribió varios libros de textos médicos y gano una reputación nacional como especialista del sistema nervioso.  Durante sus investigaciones Abrams ideo los instrumentos indicadores graduados que le permitiría medir las reacciones e intensidad de las enfermedades de los pacientes.

De este proyecto surgió la Radiónica tal como la conocemos hoy y se llamo Reacción Electrónica de Abrams.  En los EEUU una quiropráctica llamada Ruth Brown añadió nuevas perspectivas a la Radiónica con el desarrollo de nuevos y mas sofisticados instrumentos y nuevas técnicas de diagnostico y tratamiento.  La Dra. Brown no solo descubrió que era posible diagnosticar la enfermedad a distancia, sino también tratársele a distancia usando una muestra de sangre o cabello del individuo en cuestión.  En los años cuarenta se inicio en el laboratorio De La War de Inglaterra una gran labor de investigación.  Los instrumentos y las técnicas se refinaron y mejoraron.  Hoy en día la Radiónica se mantiene al paso de los recientes progresos científicos.

Definimos al hombre como un sistema de energía multiconcéntrica y cada forma de vida tiene su propio campo electromagnético que si se distorsiona suficientemente resulta finalmente en una enfermedad del organismo.

Aceptando que todo es energía la Radiónica contempla los órganos, las enfermedades y los remedios como poseedores de una frecuencia o vibración particular a cada uno de ellos.  Estos factores pueden expresarse en valores numéricos y se conocen en Radiónica como “índices” para hacer diagnósticos y tratamientos.

Un análisis radiónico no es un diagnostico medico sino un medio para identificar y evaluar las causas subyacentes que originan estados patológicos y sus síntomas.  Se establece aquellas frecuencias que compensaran el desequilibrio o enfermedad en el sistema del paciente.

Este proceso se canaliza a través de la maquina de Radiónica usando por ejemplo el cabello como conexión.  A través de la maquina se pueden aplicar distintas terapéuticas como Flores de Bach, homeopatía, cromoterapia, gemoterapia, etc. Que apuntan a corregir tanto lo físico como lo emocional.

El axioma antiguo dice “la energía sigue al pensamiento” y que el pensamiento se transmite a través del campo de energía de la tierra, de esta manera el practicante de Radiónica puede armonizar al paciente.  El propósito de la terapia Radiónica es ayudar al individuo a recuperar su patrón de salud óptimo.

Cabe destacar que hoy en día esta disciplina se enseña en la universidad de Inglaterra, Francia, Unión Soviética y otras.  Su parentesco con la radiestesia que también es materia universitaria es que para determinar la intensidad de una enfermedad, duración de un tratamiento, evaluación de resultados y otras investigaciones debemos utilizarla para obtener respuestas precisas.

En Bienestar Energetico realizamos no solo la atención a las diversas patologías que puedan presentar las personas sino también capacitamos a quien tenga la inquietud en esta materia para ayudar al prójimo y ayudarse así como también orientamos en la construcción de un aparato para el desarrollo de estas terapias.